miércoles, 1 de agosto de 2007

COMO UNA ISLA


Como una isla
ausente en latitudes,
sin mapas antrográficos
ni censos testimoniales.
Tierra deshabitada
por las especies comunes.

Como una isla que aísla
su núcleo profundo,
su vida virgen e inhóspita
como un erizo asustado,
con el follaje arrasado
por un tsunami imprevisto.

Orillas que el mar alimenta
por inercia cotidiana.
Culpas que olas de marca
arrastran y las ahogan
con plata caída en arenas
de cartones reciclados.

Vertedero de naufragios
que no le preocupa a nadie.
Intemperie de lentejuelas
su única propiedad.
Isla con viento de frente
que ya no espera milagros.

Como una isla, olvidado,
con un cartel en la playa,
entre barcas destrozadas
por inclemencias del tiempo.
Quince de Marzo, Calle Sierpes,
“Para comer. Gracias”

1 comentario:

Antonio Castro dijo...

Monstruo, acabo de leerte y me encantas tus letras. Es obvio que tenemos estilos diferentes, pero precisamente eso es lo que me llena del asunto; de todo se aprende en esta vida y seguro que tu tinta alumbrará alguna que otra reflexión en este humilde bordador de rimas e historias. Que mi blog te animara a dar este paso me alegra, sobre todo porque me parecería injusto no compartir con los corazones inquietos éste tu tesoro. Un abrazo y a ver si pronto nos conocemos.
Antonio