domingo, 16 de septiembre de 2007

PERSIGUIENDO UNA PELUSA (poema guasón)

Persiguiendo una pelusa
cómplice de la brisa
descubrí bajo la cama
que se estaba dando misa.

Se destapó ante mi vista
un cementerio de besos,
dispuesto como una viña
contemplada desde el cielo.

Y fui leyendo epitafios
minúsculos como insectos
de versos satirizados
pero sangrantes y ciertos:

“Despreciado un Viernes Santo.
Ni Cristo fue respetado,
ni los rezos y clemencias
ante el mecerse de un palio”

“Suicidado varias veces
y ninguna rematado.
Decidido a darme muerte,
me hizo el trabajo un sicario”

“De tanto aguardar a verte
me salieron telarañas
Y un sindicato de arañas
me mató por mal gerente”

Escarbando entre pirámides
de lágrimas embarradas
fui exhumando cadáveres.
¡perdón por esta guarrada!

Después de tres exorcismos
y varias operaciones
resucité algunos besos
que no me dejaste darte.

Y aquí estamos todos juntos
en la puerta de tu casa
pa´cagarme en tus difuntos
besos de mala gana.

Que Dios los tenga en su gloria,
RIP, amén y lo que quieras
pero a ver quien quiere estos besos
con la peste a muerto que llevan.

Son tus besos, ven por ellos,
incinéralos en tu hoguera
que la voz de sus espectros
me tienen la noche en vela.

Venga llantos y lamentos
y vueltas a la cabeza
y ya me ha dicho una médium
que o te beso o que me muera.

Dame un beso ¡por tu madre!
por tu madre no, que es “mu” fea
Si no es por querer besarte,
¿pero es que no te dan pena?

Dame un beso y que descansen
esas ánimas errantes.
Piensa que con tu beso
de mi también te deshaces.

Me dio un beso de mañana,
pero que beso me dio,
mejor de lo que soñaba
mi loca imaginación.

¡Ay! Qué divino desayuno
para este poeta tan fresco,
¡lo que tiene que inventarse uno
para que le den un beso!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Migo, ya estamos, pero en fin, intentaré asimilar este poema y ahí voy.
No deberíamos insistir tanto en querer recibir cariño y amor, porque éste viene cuando es uno mismo el que lo da. Cuando besamos, ya sea en la boca, en la cara, en un pecho...., no es su piel quien en realidad está besando nuestros labios?
Ahí queda eso.
-Er Manué-

Jesus Dominguez dijo...

Lo que yo te diga, tío, que estás com un cabra en un garaje "jarta" de papeles (¿te suena?).