viernes, 23 de noviembre de 2007

ATENCION: POETA BUSCA ESTILO PROPIO.



Por expresa petición de un amigo, os dejo este artículo que escribí para el portal de literatura www.literatúrate.com

ATENCION: POETA BUSCA ESTILO PROPIO
He estado vagando por las calles de una ciudad. He pasado toda la noche caminando por rincones inhóspitos, oscuros, pericolosos, que diría mi amigo Giovanni. Todo en ella es prodigioso, sugestivo, perturbador y extraordinario.
Entré, decía, casi sin darme cuenta por indicaciones de un extraño en una calle con olor a azahar y besos, a música. La calle, creo recordar, Bécquer. Pronto percibí, no sin asombro, que allí todos tenían los ojos azules. Para unos resultaba algo genético y para otros solo eran burdas lentillas que apenas si engañaban a inocentes doncellas en edades tempranas. Me aburrí pronto de oír liras entonadas a los balcones. Me fui tarareando y proseguí mi camino.
Crucé por una plaza. Debía ser, por su magnitud, la Plaza Real. Alcé la mirada y vi entonces un rotulo brillante que decía: Plaza de Pablo Neruda. Recorrí su espacio con entusiasmo. Sus gentes vestían con elegancia y finura. Paseaban con garbo y miraban seguros. Me acerqué a una señora bella con intenciones de cortejo. Se dio la vuelta y vi que tenía un esparadrapo cerrando su boca y la sentí como ausente. Todos estaban obligadamente mudos y raramente ausentes. Marché triste pero más alto.
Vencido por el sueño, busqué hospedaje y entré en el Hotel Jorge Luís Borges. El recepcionista hablaba en un idioma desconocido por mí. Y cuando acerté a entenderlo me creó una duda existencial tan enorme que salí corriendo. Y pensar que sólo quería una cama para soñar.
Seguí mi camino a ninguna parte atravesando calles y barrios enteros: la calle Miguel Hernández, menuda revuelta había formada mientras se oía un leve llanto asomando desde una ventana; el Barrio de Lorca, en el que había una juerga flamenca impresionante, gitanos por bulerías, martinetes, soleares, algo incomparable hasta que se formó una reyerta y las navajas brillaron ensangrentadas a la luz de la Luna; El pasaje de José Hierro, en el que pude disfrutar de un café fabuloso con música de Nueva York; El parque de Benedetti, en dónde los mendigos eran respetados y los árboles cuentan secretos… Y así estuve vagando por innumerables calles, plazas, puentes…, como digo, toda la noche.
Al final, llegué casi sin darme cuenta y con un gran dolor de cabeza a una calle vacía, sin nombre, sin casas, sin gente, sin música ni olores, sin armas. Agarré un palo de fregona abandonado y un trozo de papel. Con ayuda de unos fósforos tizné un mendrugo de madera y escribí en el papel mi nombre. Clavé el humilde cartel a la entrada de la calle, eché un cartón en el suelo y me tumbé a esperar el amanecer soñando con hacerme un día una casita allí mismo y vivir en mi calle, solo, para siempre.

26 comentarios:

Fernando Nerú dijo...

Es un placer y todo un honor postear esta bella composicion llena de homenajes y admiracion...
Este es un estilo distinto al que te venia leyendo y para ser sincero me ha agradado muchisimo.
Sigue escribiendo, que muchos necesitamos del pan de tus letras.

Te invito a mi blog he publicado dos poemas mas, uno dedicado a una persona muy especial y el segundo a Garcia Lorca.

Hasta pronto estimado amigo.

Evan dijo...

Ya tenés estilo propio, me encantó este texto homenaje, lleno de poetas entrañables...

Saludos Jesús!

Luthien dijo...

Que lindo post en busca de una "identidad" pero yo creo que ya tienes lo necesario, o al menos a mí me gusta!!

Que lindo post

blumun dijo...

Buscar la identidad, ha sido la excusa para relatarnos un magnifico viaje por tus poetas.
Saludos.

mi despertar dijo...

Fascinante como escribes
bee=sos

Bettina Perroni dijo...

Me has hecho divagar a tu lado... como una especie de sombra que avanza tras de esos pasos que conducen a esa calle de nada. Viví la historia a tu propio estilo, bajo tu propia visión.

Y es que quizás soy tan vaga que, disfruto cuando se trata de caminatas y en cada paso voy descubriendo escenarios fascinantes, historias secretas y conclusiones.

Me gustó mucho... felicidades :)

Jaime dijo...

Eres grande. Un fuerte abrazo desde Los Ángeles.

Jaime

Waipu Carolina dijo...

Qué maravilloso escrito!
Te felicito de verdad!

moksha dijo...

Sigo tú trayecto y como lo describes casi puedo sentir, el aroma y el sonido de cada calle.
Este es tú estilo, Muy bello tú blog, Gracias.
Un fuerte, fuerte abrazo.

MAR dijo...

Y QUÉ ESTILO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
BESOS PARA TI DESDE MI MAR.
MAR

Jesús dijo...

Qué difícil es encontrar el propio camino en todo lo que se emprende en la vida. Si encontraste el tuyo me alegro. Leyendo tus poemas lo creo en verdad.
Ya había leido este post y me gustó mucho .
Saludos

Abril_de_otoño dijo...

la identidad ya la tienes,
solo hay que dejarla seguir viviendo en ti,
me siento feliz de poder leer este articulo de tener la posibilidad de disfrutarlo y pensarlo a la vez,
gracias a tu amigo por pedirtelo y darme la oportunidad de leerte,

besos.

nosotros-somos dijo...

Buscando una identidad nueva o una para copiar...figuras reconocidas en la amplitud del mundo, reconociendose y engañandose a tientas, más vale buen sabedor que lo verdadero está allí en tu propio corazón...
Abrazos madrileños y brisas chilenas
Josef y Vivianne

MaleNa Ezcurra dijo...

Una maravilla leer tu texto, una sensación a brisa fresca encontrarme en ellas.

Buscar un estilo, la primera vez que lo pienso, pensé que venía con nuestro equipaje.
"Sin música ni olores, sin armas"

Te abrazo.

laura dijo...

Siempre es bueno buscar, pero hay veces que no nos damos cuenta de que ya tenemos lo que andamos buscando.

Saludos ......... Laura

Senses & Nonsenses dijo...

y esto qué es
...si no es estilo?

un abrazo.

Alex dijo...

encontrar el propio estilo no es fácil, pero ojalá que no te quedes solo siempre

Esencia_Y dijo...

Dificil es ser difentnte y si lo consigues felicidades

UMA dijo...

Y parece que yo lleguè al tal callejòn Dominguez y empezarè a ver con què me encuentro:)
Un abrazo

Ana María Fuster dijo...

Desde ese compartir por calles y callejones, nos vamos encontrando...
muy bien

Azo.. dijo...

Hola!
Todo lo que leí hasta ahora me ha gustado. Pienso que en el dintel de tu puerta está aquello que buscas.

Agradecele a tu amigo que te hiciese subir el articulo

Un beso

©Claudia Isabel dijo...

Jesús, vos si tenés estilo! Me gusta este relato utópico sobre los poetas con distintos estilos, y tu busqueda, porque eso es algo que un poeta no debe dejar de hacer jamás...encantador tu blog, lo sigo recorriendo.
Besos.

Siluz dijo...

Es necesario que las calles se crucen, pasar por unas para entrar a otras, caminar por aquí y por allá hasta llegar a un rinconcito propio donde refugiarnos y podamos estar con nosotros mismos. Muy bueno tu escrito, Jesús.

Derain dijo...

Es que entre tantos uno se pierde y se busca en otros hasta que das con el instante preciso, ese hecho añicos por alguna lejana presencia, y, así mismo, cansado de tanto vagar, te hechas en la sombra de lo que podría ser el resto de tu vida.

Vaya que escribes exquisito.
Saludos y nos "vemos", que seguro volveré.
:)

La Gata Insomne dijo...

ummmm que gusto, un recorrido complejo, para terminar en un solar con estilo muy propio

cuando vuelvas a esa marcha, avísame

عائشةAyxa dijo...

Descubro ahora tu blog y de momento he recorrido una pequeña parte de tu calle...

Y me ha gustado, así que espero seguir "escuchando" tu eco por aquí...

(Suerte...)