lunes, 10 de diciembre de 2007

MARK TWAIN


Mark Twain, el escritor estadounidense nacido en 1835 y autor de obras tan señaladas como Tom Sawyer y Huckleberry Finn, era un hombre extraordinariamente despistado. En una ocasión se encontraba viajando en tren cuando el revisor se acercó a él y le pidió el billete. Twain se miró en los bolsillos, en la cartera, dentro del libro que estaba leyendo… por todas partes, y nada; el billete no aparecía. Entretanto el revisor, que le había reconocido, le dijo:
- Ya sé quién es usted, el autor de Tom Sawyer… No se moleste en buscar el billete, estoy convencido de que lo habrá extraviado.
- No, si no es por usted por quien lo busco… es que necesito encontrarlo para saber dónde me bajo, porque no recuerdo dónde voy.

Es lo que tienen los genios.

15 comentarios:

Jesu dijo...

Interesante anécdota. No es extraño que aparezcan cosas de este tipo en esas mentes tan brillantes... Al fin y al cabo son humanos. Buen blog. Saludos

Luthien dijo...

Mark Twain un muy buen escritor, si que sí

BLOGGERVIVIENTE© dijo...

JEJEJEJE, BUENA ANECDOTA DE TWAIN, ...

bb pechocha dijo...

El despiste es una forma ya de vivir de muchos... me incluyo

Twain excelente escritor.

Alberto dijo...

Tom sawyer es uno de mis relatos juveniles favoritos.

;-)

Marta dijo...

Lo malo es que algunos intentan utilizar el despiste para parecer genios. Interesante anécdota, como siempre. Se le echa de menos, mucho. No tarde tanto en deleitarnos.

Besitos

La Gata Insomne dijo...

que alivio!!!!!
hasta los grandes se despistan!!!

alida dijo...

Muy buena esta anécdota de Mark Twain, ufsss conozco a un despistado le diré que se considere genio


Felices fiestas y recibe un gran abrazo

El Platanero dijo...

Saludos dede Boston Ma. USA.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Primera visita a esta bitácora...la primera de muchas, espero.

Hasta en caricaturas he visto la descripción despistada que hacen de Mark Twain (seudónimo tomado, según reza una versión, de una medida marítima de las barcazas que surcaban el Mississippi). Y de que los genios son distraídos, lo son...de Albert Einstein surgen varias anécdotas en ese sentido.

Saludos cordiales.

por pantalones de pana dijo...

Encontar por fortuna un mal trabajo, un buen amigo y un gran poeta es demasiada fortuna ... pero yo la y la pago con gusto leyendo este blog ... UN ABRAZO AL ESCRITOR

gorrión dijo...

....hola amigo! llegué hasta aquí siguiendo el aroma de las palabras que dejaste en el bló de la maravillosa Fermina Daza (Irene de Amor) y me encuentro rodeado de mucha belleza que intentaré disfrutar viniendo cada día.La anécdota me parece genial! Felicidades!
Abrazos desde un bosque profundo de Asturias!

mares dijo...

Perfecto.
Para escribir un Tom Sawyer...¡tenía que ser así !....

cálido saludo.

Lydia dijo...

Es que los grandes se despistan porque son grandes. Siempre estan o inventando o creando. Me gusta esta anécdota.

saludos

JOSE SILVERIO dijo...

Como dice Marta, "Lo malo es que algunos intentan utilizar el despiste para parecer genios."
Y peor es que muchos confunden a simples despistados con genios!
Así lo plasmó el escritor venzolano Pedro Emilio Coll (Caracas 1872 -Caracas 1947) en su cuento El Diente Roto! Si lo desean, pueden leerlo en: http://www.ficcionbreve.org/cuentos/dienteroto.htm