sábado, 27 de octubre de 2007

ASÍ, COMO SI NADA.

Entraste en el café de la esquina,
así, como si nada,
como si de verdad no portases
esa belleza insultante
que intimida sin reparos
a la naturaleza
y amedrenta a los ojos

Le hablaste al camarero
con sencillez abusiva
-un café solo, por favor-,
como si no le estuvieses saetando
con tu dulce voz
y su vida no fuese a romperse
a partir de ese momento,
y hasta te atreviste
a darle las gracias.

También así, como si nada,
acercaste tu labio de nube encorsetada
al borde de la taza
bebiéndote de un sorbo lento y delicado
los suspiros de la grada.

Te pusiste las gafas antes de mirarme,
agarraste el diario,
que levitaba en tus manos,
y me sonreíste irresponsablemente
como quién sonríe a quién le cede el paso.
Y yo ya te estaba dando el alma.

Te levantaste
sembrando la sospecha de que te irías,
llevándote contigo tu belleza irreparable,
dejando entre nosotros
el silencio hipnótico
que sucede a un alto el fuego
y dejándonos a todos ciegos
para todo lo existente.

Saliste por la puerta
Regalándonos los cimientos de tu espalda,
sin mirar a ningún sitio,
así, como si nada.

lunes, 22 de octubre de 2007

LITERATURATE.COM

Como ya os había comentado, me encuentro colaborando con otros espacios. Entre ellos www.literaturate.com Pues bien, me han concedido una columna para hablar de poesía. Ya podéis leer mi primer artículo Atención: poeta busca estilo propio pinchando en :

http://www.literaturate.com/category/columnas-de-nuestros-autores/poeta-a-la-deriva/

Un saludo

Jesús Domínguez

jueves, 18 de octubre de 2007

BREVE AUSENCIA

Queridos amigos,

Es posible que la frecuencia con la que vengo actualizando el blog se vea reducida durante los próximos días. Al menos, en lo que se refiere a los poemas de creación propia.
En estos momentos me encuentro sumido en varios proyectos. Estoy escribiendo para varias revistas literarias y colaborando con un nuevo espacio de literatura llamado: literaturate.com (ver links). Así mismo, trabajo en la crianza de una nueva obra. Por todo ello, espero comprendáis mis próximas ausencias.

Aún así, intentaré que tengáis algo nuevo todas las semanas.

Os he dejado, mi último poema, No vengas a verme. Espero que os guste.

Un fuerte abrazo.

Jesús Domínguez

No vengas a verme



No vengas a verme
cuando estamos tan cerca,
cuando todo es vida, luz, agua.
No vengas a verme cuando estoy ebrio
y tengo ganas de verte
a través de la ventana
de mi fluida mentira.
No vengas.
No vengas a verme cuando te llamo,
y cuando te estoy esperando
no vengas a verme.
No vengas a verme cuando te necesito
como el plumero al polvo
como el gusano al cuento.
Cuando soy la planta de la maceta
de la puerta de tu bloque
de la noche aquella que tú no estabas
no vengas a verme.

No vengas a verme hoy
que te quiero tanto.

No vengas porque te mandan,
ni por usanza,
ni por salvarme.
No vengas a verme por la palabra.
Por el calibre de verte conmigo
no vengas.
No vengas a verme porque supongas
ni por saber más de lo que sabes
del otro lado de mi sombra
y del vuelo que hace todo
aquí dentro,
y de la angustia.
No vengas.

Ven a verme cuando me haya muerto,
cuando te quede el recuerdo falso
de este amor prohibido
y te espere la noche
impar y callada.
Ven a verme entonces,
cuando yo ya no pueda estropearlo todo.

lunes, 15 de octubre de 2007

jueves, 11 de octubre de 2007

UNA VIDA MÁS

Hace algunos días que quería compartir con vosotros otro tema diferente en mi poesía. Necesitaba descansar un poco del desnudo romance que sosteníamos y tenía ganas de protestar un poco. Espero que os guste.

Una vida más

¿Quieres que te enseñe
el planeta dónde vivimos?
Ven, verás, siéntate conmigo.

Encenderé la televisión.
Están emitiendo un anuncio,
denuncia el hambre del mundo.
Le doy el mando a papá.
Contaré los segundos
que tarda en cambiar de canal.
Uno.

martes, 9 de octubre de 2007

CALDERÓN DE LA BARCA



Hoy quiero contaros una anécdota preciosa que distingue perfectamente lo que significa querer ser poeta y ser poeta. Éste era poeta porque su madre así lo parió. Si no, lean:

Cuando Pedro Calderón de la Barca –genial dramaturgo del Siglo de Oro español, autor de La vida es sueño- estaba ya avanzado en años, tenía la obligación de ir todas las mañanas a decir misa a la iglesia de San Salvador. Debido a su lento caminar, solía llegar siempre tarde… y el sacristán, que era un hombre bastante propenso a refunfuñar, le reñía constantemente.
Uno de aquellos días Calderón llegó especialmente tarde, y el sacristán la emprendió con él: que si los fieles ya llevaban mucho rato esperando, que esos abusos no podían tolerarse, que si andaba despacio tenía que levantarse más temprano…
Don Pedro no contestó y comenzó a vestirse para la Eucaristía. Al ponerse el alba, que estaba ya muy usada, se hizo un rasgón y el poeta exclamó sonriendo:
- ¡Hombre, ¡cómo me dices que vengo tarde… si vengo a romper el alba!

Lo dicho, un poeta.

sábado, 6 de octubre de 2007

EL POLVO DEL MOBILIARIO

El polvo del mobiliario
Por debajo de mi casa
pasa el metropolitano,
y rompe el sueño diario,
como un despertador titánico,
Se estremecen
los cimientos de este vientre
que engendró nuestro pasado.

Pero hoy es diferente,
cuando subas al vagón
ya no habrá ningún regreso, te habrás ido.

Aquí estoy viendo las pieles
que dejaste en el armario,
disfrazando los muebles
de pájaros nacarados.
Incapaz
de sacudirme tu efigie,
incrustada en el retrato
que abrocha la pared,

el cuerpo se me desliza
en el triste despeñadero
de una triste silla,
como una impecable esfera
por una repisa que cuelga
deprimida.

El viento aprovecha tu huida
de puertas ya expertas por redundancia,
como un carril despejado
por las lúcidas ambulancias.

Y me abriga la pesadumbre
húmeda, lúgubre,

y tu metropolitano
me parece un coche fúnebre.


La memoria me regala besos ya caducados
e imagino que pululan
en un rayito de luz
que apuñala la persiana
y acaricia la cortina
como caña de bambú
transparente e intangible
que llega hasta la cocina.

Así salto por tus recuerdos
como famélica y desahuciada
taquicárdica perdiz perdida,
que atraviesa el amarillo
árido campo de minas.

Pero no salgo a buscarte
ni fotos,
ni luz,
ni guerra.

Pero no salgo a buscarte,
¡maldita sea!

Y me quedo en mi nostalgia pretendida
de poeta apesadumbrado
con la mirada perdida.
-Pasa el metropolitano-
Y yo me quedo sentado
viendo como se agita
el polvo del mobiliario.

viernes, 5 de octubre de 2007

MUCHAS GRACIAS

Muchas gracias

Debido a la inesperada aceptación que está recibiendo el blog me veo obligado a tomar una salida, bajar un segundo del tren que lo lleva y dedicaros un sincero agradecimiento.

Sí, gracias a todos los que me habéis dedicado un segundo de vuestro tiempo.

Gracias a los que os habéis preocupado por dejarme un comentario. Cada pequeña letra de ellos a supuesto un monumento en alguna calle o plaza en el país de mi poesía.

Gracias a los que me estáis siguiendo con asiduidad, y a cada una de esas casi ochocientas visitas que aparecen ya en el contador a pesar de estos cortísimos 3 meses y nada que llevo ofreciéndome a vosotros.

Gracias, como siempre, a quién me empujó a parir este blog. Él lo sabe.

Gracias a quien inspira mis versos. Ella lo sabe.

GRACIAS... A TODOS
(Vaya, me parece que me he puesto un poco Almodóvar, ¿no?)

Bueno, ahora quisiera alumbrar la fuerza necesaria para responder a tanto entusiasmo y asumir la responsabilidad de estar a la altura de brindaros lo mejor de mi poesía.

Un abrazo emocionado a todos y, perdón por insistir, pero GRACIAS.

Jesús Domínguez.

martes, 2 de octubre de 2007

Ahora va a resultar...


Ahora nos parece que no estuviste acá.
A mi porque no quiero acordarme
y a ti porque te olvidaste.

Ahora ya no sabes ni pronunciarme.
Pero no es cierto,
sólo que pasó el aire

Ahora nos parece, más a ti que a mí,
que no nos hemos muerto de amor
el uno por el otro,
muchas veces.

Y cuando tu nombre y el mío
surgen en la misma oración,
en otra boca, claro,
parecen los recuerdos hormigas asustadas
por la presencia humana.

Ahora, ahora va a resultar que no hubo nada,
que la cicatriz del labio
no es de tu mordida
y el jersey que llevas puesto
no es de mi bolsillo.

Ahora ya no te gustan los hombres con gafas,
Ni Roma, ni los Beatles,
ni el otoño.

Ahora va a resultar que eres otra
Y que yo era una nube en tu cielo,
según dices,
Ahora resulta que yo era una catarata en tu ojo.

Y yo no lo entiendo.
Ahora llueve, amanece y ruge el mar
como siempre lo ha hecho.
La luna es de plata y bla, bla
y pitos y flautas…
Pero eso no quita
que nos hayamos querido…
desesperadamente.

MARIO BENEDETTI

Pensé en poneros unos versos de Benedetti, pero entonces, encontré este video.