viernes, 19 de septiembre de 2008

JOSÉ ZORRILLA

José Zorrilla, autor de Don Juan Tenorio, se instaló durante un breve lapso de tiempo en un pueblecito a las afueras de Madrid para terminar de escribir una función que traía entre manos. El caso es que paseaba a menudo por los campos de aquella localidad sin tratar con nadie. Así que empezó a despertar suspicacias entre los vecinos del municipio, que ya lo consideraban prácticamente un ermitaño.
Una mañana, el cartero se dirigió a casa de Zorrilla para entregar el correo, y como encontrara una de las cartas abierta, la leyó. La misiva comenzaba así: "Querido José: soy de la opinión de que no debes envenenar al alcalde, bastará con un narcótico".
Muy asustado, el funcionario corrió a avisar a las autoridades. Los alguaciles no tardaron en presentarse en el domicilio del dramaturgo y el pueblo se aglutinaba en la puerta dispuesto a linchar al presunto conspirador.
A Don José Zorrilla le costó mucho convencer a aquella gente de que el alcalde del cual hablaba la carta no era el regidor del pueblo…, sino uno de los personajes de la obra de teatro que estaba terminando, llamada El alcalde Ronquillo.
Zorrilla había pedido consejo a un amigo médico sobre el desenlace de la obra. Y a esta razón respondía la misiva.

29 comentarios:

Natasha dijo...

Saludos Jesús


sin duda es una bonita anécdota sobre Zorrila, pero sobre todo una anécdota que ejemplifica como las presunciones y las apariencias pueden llevar a conclusiones falsas. más de uno ha sido condenado y ejecutado porque las circunstancias lo hacían parecer culpable

Te mando un abrazo

Sacra dijo...

Ser uno mismo,vivir su propia individualidad, gozar con la íntima compañía que te ofrece tu propia respiración, suele traer fatales consecuencias.
Me ha encantado aterrizar aquí, en esta hermosa casa tuya.
Un saludo.

Evan dijo...

Increíble anécdota, Jesús. No la conocía, me fascinó.

Un beso!

Jazziturno dijo...

¡Jesús! Qué alegría :)

Me alegro de que te guste Russian Red, y Jack Johnson; como ves no sólo escucho rap :P jajajajaja. La charla sobre el viejo, cuando quieras. Capté el doble sentido de ''sé que te gusta demasiado." ¡Y es cierto!

Gracias por sembrar de comentarios mi tarde de hoy. Me encantan las anécdotas literarias. Y me sobrecogió leer "Aquel día". Fantástico.

¡Un saludo! Crack

Enredada dijo...

que bueno es leerte y enterarse de esas anécdotas escondidas o poco difundidas...
un abrazote!

Jayja para tí... dijo...

Hola poeta!!!
dónde esta el amor que te hacia suspirar?
va mejor...?
no contestes, no te apures...
vas bien...
un besote

Tara dijo...

Siempre estamos a merced de los curiosos, de los que quieren saber más y más de nosotros aunque sea ilícitamente. Pero de los cotillas también se nutre nuestra existencia, seria interesante saber si en la obra de Zorrilla aparece algún fisgón por algún lado!!
gracias Jesús por incluir esta anécdota en tu escribir.

MARY CARMEN dijo...

mUY BUENA ANÉCDOTA,Y VIVIR LA VIDA CON VERDAD ES EXCELSO!
EXCELENTE POST.
lE INVITO A VISITAR MSI BLOGS Y RETIRAR DE ELLOS LOS PREMISO QUE HE DEJADO EN TRES DE EELLOS.
IR A
WWW.WALKTOHORIZON.BLOGSPOT.COM
Y DE AHÍ A MIS OTROS BLOGS

LE SALUDO Y DEJOAGRADECIDA POR SUS VISITAS MI PAZ
MARY CARMEN

La gata Roma dijo...

Buena anécdota; y es que evidentemente estas cosas pasan. Es fácil suponer cosas de los desconocidos… a veces, para muchos casi es un divertimento.
Gracias por tu visita en mi blog. Nos leemos.

Kisses

Anónimo dijo...

¿ A qué te dedicas ? pregunté
A mover yogur como rendidas piezas de ajedréz
No puede ser, no mientas
No puedes rendirlas, es cierto, pero lo intentas...

Sigue intentádolo que tu sitio está en las letras y no en las piezas ... !!!

Un abrazo P4F6 !!

Cemanaca dijo...

Genial recuerdo...
y más si cabe para tan grande dramaturgo.
De película!

saludos conversos.

Poetiza dijo...

Hola, me gusta el texto, no lo conocia la anecdota, un gusto leerla en tu blog, un beso, cuidate.

C. Chase dijo...

Vine aquí porque te menciona Rockalberto al ser tú el autor de eso de la ironía del lenguaje.
Está gracioso.

¡Un abrazo, Jesús!

Bohemia dijo...

Vaya, que interesante anécdota...no la conocía...hay tata gente con tendencia a darse por aludido...
:o)

Bss

RockAlberto dijo...

Pues de nada Jesús, la verdad es que llegué a tu texto a través del blog de Martina Garea y me gustó mucho porque me encantan los juegos de palabras y demás...

Y por supuesto que siempre preservo la autoría, ya que eso es lo que me gustaría que hicieran por mi. Ya se sabe... lo que no te gusta para los demás, no lo quieras para ti.

Saludos desde Madrid,

Martina Garea dijo...

Claro. Vuelve cuando quieras.

C. Chase dijo...

Desde luego... en menudo lío se metió el pobre Zorrilla sin comerlo ni beberlo.

Está visto que a la muchedumbre les causan una oleada de frío en la espalda los tipos solitarios.

El Abogado de Sofía dijo...

Curiosa anécdota, y menos mal que no tuvo un final "trágico"...

Gracias por recomendarme en mi blog que escuchara a ese cantautor sevillano. Sus canciones me han parecido muy buenas.

¡Un saludo desde Murcia!

Sra_rutina dijo...

Tantos y tantos malos entendidos, por lo menos ese tuvo su final 'feliz'.

¡Me encanta lo que hay por aqui!
Un placer leerte ;)

¡Besos!

PIER BIONNIVELLS dijo...

Que lio.
Madre mia!
Me imagino dando explicaciones, jaja.. muy buena anéctoda.
abrazos.

Poetiza dijo...

Saludos a la distancia, beso, cuidate.

Marysol dijo...

Hola, Jesús, te devuelvo tu amable visita. Estupendo blog, estupendas tus letras y la anécdota de Zorrilla, digna de leer.
Un abrazo y volveré, ya conozco el camino.

Bitter dijo...

Que buena anécdota, no la conocía y todo por un simple problema de malentendido y violación de correspondencia, jaja oh vaya.
un abrazo

Conciencia Personal dijo...

Gracias por compartir, lo que no sé...

saludos, Monique.

Jayja para tí... dijo...

He venido a visitarte y he visto que el amor ha dejado de hacer una herida que sangra, para dar paso a la sabiduría, estoy en lo ciertro, hermosos y joven poeta amigo? te mando un beso, me encantan tus anécdotas para llenarnos de conocimeitnos y rendirle merecido respeto a las cosas que debemos algunos concoer...un beso,

Pablo dijo...

bonita anecdota
hacia tiempo que no pasaba por aqui

Juani lopes dijo...

mira por donde esta historia no la conocia, gracias por darmela a conocer
saluditos

Fernando Nerú dijo...

Es la primera vez que leo una composicion tuya en prosa, interesante muy interesante, me gusta mucho tu versatilidad amigo.

Un abrazo con mucho afecto.

El blog de beli garcia dijo...

Hola Jesús
Ante todo quiero agradecerte el comentario que dejaste en mi blog. He visitado el tuyo y es de lo más interesante. Déjame decirte que visitaré tu blog de manera asidua desde hoy.
Un abrazo