lunes, 22 de diciembre de 2008

Obsesión, mala amiga.

Llevaba bastante tiempo sin sentarse a escribir. Había estado leyendo novelas de misterio y tenía aparcada la poesía. Pensó en el dichoso tópico de todos los escritores que dicen que la poesía es como el Guadiana, que aparece y se desvanece intermitentemente sin que uno pueda hacer nada por evitarlo. Fue una época dura para su creatividad. Un momento que presintió breve, pero que acabó extendiéndose en el tiempo como una lengua de lava que se arrastra desde la cima de un volcán, parsimoniosa y apocalíptica.
El verdadero peligro de esta dolencia no tardó en manifestarse: la obsesión. Se encontró casi sin darse cuenta sumido en una espiral de agobios que le atosigaban como un enjambre de acreedores violentos. Como esos zombies de las películas americanas que caminan a la velocidad de una oruga y a pesar de todo acaban por alcanzar a la protagonista y devorar su cuerpo. No podía pensar en otra cosa que no fuera escribir un maldito poema, más o menos decente, más o menos honesto.
Cada mañana salía en su busca.
Leía el periódico gratuito que regalaban en el semáforo de la estación de autobuses buscando una noticia que le inspirase. Flirteaba con la señora de la cafetería delante de su roñoso marido provocando una situación nerviosa y pensando en el verso de pié. Miraba al cielo buscando un azul diferente. Observaba todo lo que se movía ante sí esperando que en sus ojos se dibujase un estribillo único. Pero nada. Volvía a casa y ponía a arder el Cd de Bach, pero era inútil. Bach no parecía ya Bach y acabó siendo SuperBach, volando por la ventana. Todo lo que acudía a sus manos no era más que rima banal y letras de niño. Tiró de Cesare Pavese, de Carlos Edmundo de Ory, estaba tan desesperado que se acordó de Bukowski. Pero era imposible. La poesía había desaparecido.
Se pasó varios días tirado en la cama. Sin hacer nada, casi sin probar bocado. Hasta que se acordó que llegaba el cumpleaños de Lola, su sobrina. Salió a comprar algo. Llegó al centro comercial y lo encontró rebosante de masa. Odiaba la masa pero no podía más que aguantar el tipo. Se acercó a la escalera mecánica. Intentó disimular su temor a que aquella serpiente robotizada le devorara un pié y con los ojos cerrados y rezando a un Dios en el que no creía, se subió en un peldaño emergente. Se agarró al pasamanos y al mirar arriba vio a aquella chica con la que siempre coincidía en el autobús. Cada vez solían hacerse un gesto con la cabeza, como un saludo, pero acompañado de una sonrisa malintencionada. Nunca se hablaban. Venía en la escalera de descenso, justo a su izquierda.
Estaba bellísima, como siempre. Su pelo castaño oscuro, lacio, cogido con una leve cola en la nuca, semicaída, como hecha sin querer, con un travieso mechón de flequillo sobre un lado de la frente. Volvió a recogérselo graciosamente, juntando las yemas de los dedos como los italianos suplicantes, dejándolo apoyado en su pequeña orejilla. Sus labios teñidos de carmín rojo, ni claro ni oscuro, vivo. Sonrisa nevada y clemente. Destacando en su piel morena natural. Sus ojos tiernos, de un verde aceitunado, de pestañeo lánguido, hipnotizante. Su cuerpo elegante, fino pero sinuoso. Allí estaba, coincidente, como no podía ser de otra forma.
Suso la miró una vez solamente. Y siguió pensando en el regalo de su sobrina mientras ascendía a la tienda como al cielo del consumo. ¿Qué sería? ¿un libro? ¿un juego? ¿ropita? Y ocurrió entonces.
Al pasar ambos por el mismo punto. Al converger sus cuerpos a la misma altura (algo lógico cuando uno sube y otro baja en dos líneas paralelas), ocurrió. Llegó la poesía. Sus manos se rozaron y Suso explotó por dentro. Los ojos se abrieron como si los párpados se hubieran despegado de la cara y sus órganos internos eran ahora la batería de un grupo heavy en pleno concierto. Se dio la vuelta. Ella no lo hizo hasta que llegó abajo. Lo miró, repitió la sonrisa contraseña y se esfumó como un hada en mitad del bosque. Él siguió ascendiendo de espaldas y al llegar arriba la serpiente le mordió un talón y cayó al suelo. Tirado como una tortuga boca arriba ante tanta gente, se sintió ridículo, felizmente ridículo. Se echó a reír. Había un poema verdadero bailando en su cabeza.

20 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Bueno todos necesitamos algo que nos inspire en el preciso momento y sin darnos cuenta de pronto aprecio aquello que buscábamos y nos dio la chispa necesaria para crear algo que deseábamos hacer.

Bonito escrito me gusto, sabes te deseo feliz navidad y un venturoso año nuevo desde San José de Costa Rica.
Saludos

GABU dijo...

¿Hasta que punto la realidad pertenece a la fantasìa?

Esa lìnea sutil que la separa de nosotros y tanto placer que nos da encontrarla de vez en cuando aunque sea...

P.D.:El destino se nos manifiesta de maneras insospechadas,igual ese espontàneo ridìculo quedò grabado a fuego en su mente....

BESITOS GRANDES
Y a pesar de todo que tengas una FELIZ NAVIDAD!! ;)

Montse Reyes Orraca dijo...

Je, la historia de todos los escritores. A veces los poemas se quedan bailoteando en la cabez,a burlándose de uno, y cuando uno toma la pluma para escribirlos: plaf! Desaparecen de pronto dejando un ligero sabor de lo que fueron.

saludos!

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Jesús...

Obsesinarse por escribir algo siempre nos conduce al vacio, lo mejor es esperar tranquilamente a que las musas aparezcan.

¡Feliz Navidad!

Un abrazo.

María_azahar dijo...

¡FELIZ NAVIDAD!

Bitter dijo...

La obsesión se disfraza tantas veces de amor, que a veces es muy dificil identificar cual es cual.

Feliz Navidad y Año Nuevo para ti Jesús!!!

besos

Tara dijo...

las obsesiones no duran cien años (aunque, a veces, lo pareciera) y siempre encontramos con qué desencallarnos.
lo extraordinario es que el milagro se produce en las situaciones más insospechadas y, por eso, son las mejores.

Feliz Navidad!!

fgiucich dijo...

Paso a dejarte un abrazo y desearte muchas felicidades.

Maria Varu dijo...

Curiosamente eso suele pasar y a menudo, cuando uno se empeña en escribir desde la nada, desde el sentimiento ausente, sólo por el deseo y el afán de escribir algo, lo que sea, pero algo... realmente la inspiración necesita de poco, ella se despierta en el momento más inesperado y no cuando la llamamos.

Un abrazo Jesús y Feliz Navidad.

Caminodelsur dijo...

Una genialidad!!!!

espero y me imagino el poema que brotço y que golpea tus arterias.

Saludos afectuosos

Nacho Epuñan dijo...

... yo a veces... busco la inspiración donde nadie la busca...


pero bueno... ese soy yo...

y dónde?

bueno...mmm

secreto!

Diana dijo...

Creo que... Hasta ahora vi tu comentario en una entrada...
Y/o hasta ahora lo comprendí...

Me gustaría que pasaras de nuevo por mi blog... Por que ahora yo haré eso mismo con el tuyo...
Ojalá publiques más seguido, realmente eres bueno.

Y... me recordaste un mucho a mi papá.

Gizela dijo...

Lindo como siempre
Jesús quiero hoy darte las gracias por tu compañía y estimulo a lo largo de este año.
También desearte de todo corazón, que este nuevo año que dentro de pocos días comenzará a reinar, traiga muchísima felicidad, a ti y los tuyos
Un beso
Gizz

Carmen dijo...

Feliz Navidad y que en 2009 se cumplan todos tus deseos.

Besitos y feliz 2009!!!

Ka-tica dijo...

jajajaja precioso, envolvente, satirico, exquisito!!!!

y es esa la musa (version moderna) de los poetas tristes y solos!!!!

nada como tener el poema revoloteando en la cabeza!!!

me encantó!!
Un beso!

Melpómene dijo...

Pasando a saludar...

inspiracion..
todos necesitamos tenerla.


exito para este nuevo año...

un abrazo

Maria Cristina dijo...

feliz 2009 para ti y que este lleno de prosperidad y muchos exitos

PAZ dijo...

solo decirte que eres mi gran orgullo

Jayja para tí... dijo...

felicidades amores mios!!!!!!!!!!!!!!!!!!! feliz nuevo 2009..........no tengo tiempo, pero en el corazón..ahí nada impide que les dedique un pedazo de mí............


prometo a mi misma este año...ser feliz....y tú?

maria dijo...

que precioso el texto!

me encataa :)

yo tambien escucho a Bach sobretodo air ,me encanta me ayuda a relajarme y a situarme mentalmente.. jeje

a puesto que sabes quien es la chica del autobus ;)
todos tenemos a una chica/chico de autobus :P