viernes, 12 de junio de 2009

CUANDO TUS MANOS ERAN...


Cuando tus manos eran
asideros de plomo
para mi vida ramera…

todo cierto
todo ileso
como tu fortaleza.

Cuando tus manos eran
un gusano calzado
con calcetines de seda…

todo puro
e inseguro
como tu primavera.

Cuando tus manos eran
lo que las manos querían,
lo que las manos debieran.

Cuando eran anchas tus manos
para mi vida estrecha…

¡Qué distinto que era todo
cuando tus manos eran!
A mi madre

17 comentarios:

alma dijo...

Cuanta ternura y amor hacia tu madre...
Bellisimo!

Un besote

Arantza G. dijo...

Las manos de una madre...todo ternura y firmeza.
Maravilloso recuerdo.
Un beso.

Antonia Moreno-Arcoiris dijo...

Hola Jesus,
no sé decir a cada cosa qué bonito, si no me lo parece, ni tampoco pasar de largo... Así que; con sin tu permiso, ahí voy:

Las cuatro primeras estrofas... Escuchalas en voz alta... (a mi no me llegan, no me suenan, ni las imagense me parecen... lo que imagino desean reflejar, creo que merece la pena trabajarlas un poquito. Las tres ultimas me gustan)

Si decimos a todo qué bonito, aunque no sea lo que pensamos...
Mejor callarse.
Por simpatía, y admiración a ti; he preferido hablar.(Ojalá y sea para bien, si te vale de algo o no, sabrás que diga lo que diga, siempre es de corazón)

Un abrazo grande, y toma de mis letras, eso que te pueda valer de algo, el resto, olvídalo.

Arcoiris.

María dijo...

Dulces y profundas palabras dedicadas a tu madre, y es que las manos de una madre lo curan todo, siempre estan ofreciendo sin condiciones.

Gracias por visitar mi blog, el tuyo es precioso.

Salu2.

Jayja para tí... dijo...

Hola príncipe!!! me da tanta alegría que os hayas acordado de mí...me encanta tu amor infinito para tu madre, me encanta tu amor, por los frutos que salen del vientre, por los frutos que salen de la humanidad, me encanta tu amor de otros siglos en manos y ojos de hombre moderno, hermoso como vos, me encanta saber que nos quedan hombres, bellos, hermosos, jóvenes y llenos de amor y poesía, por todo eso os mando un beso inemnso, una admiración inmensa y un sigue así principe español...demuéstrame que el Mundo aún vale la pena...

Charo dijo...

Hermoso y tierno...me encanta!!!
Se agradece tu visita a mi blog, el tuyo me encanta.


Un abrazo

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Lindo poema y bello dibujo, en verdad que cuando las cosas son, hay una gran diferencia.

Las manos de unamadre son sublimes y hermosas.

Supongo que tu hijo ya nació.

Saludos desde San José de Costa Rica.

Gizela dijo...

Desde el primer verso hasta el último.
Suena a lindo, a ternura, a seguridad, que sólo se siente, cuando se recuerda a la madre.
Bello Jesus!!!
Un abrazote inmenso y lindo fin de semana.
Gizz

Anónimo dijo...

Me encanta. Ya lo sabes, despues de Saramago...TU.
Un besito, Cinta.

LadyLuna dijo...

Me encantó tu poema.

He pasado alguna vez por aquí, pero nunca comenté;)

Saludos.

janys dijo...

Cuando somos adultos y queremos recordar algo agradable, retornamos a los momentos compartidos con nuestra familia, y por supuesto cuando nuestra madre nos acariciaba, y acunaba en sus brazos; muy hermoso tu texto. Un beso y hasta pronto.

Carla dijo...

Que bello y melancolico este poema que le dedicas a tu madre...
Hermoso Jesus!

Jesus Dominguez dijo...

Muchas gracias a todos.

Antonia, lo tendré en cuenta. Lamento no haberte llegado.

Un abrazo

Jesús Domínguez

sedemiuqse dijo...

Pues tu eres genial
besos y amor
je

BlueMoon dijo...

Me ha encantado el poema. Precioso homenaje a tu madre.
Un beso.

Chuta dijo...

Jesús,

Que bello poema MADRE!
Lo más hermoso de nuestras vidas
EL AMOR A UNA MADRE!

Te felicito

Silencios dijo...

El calor de una madre se siente hasta en el lamento de nuestra madurez, Jesús las manos aunque ya no
"Son" .

Un beso