jueves, 5 de noviembre de 2009

CAMPO LLANO



El viento es una mano invisible
que acaricia el áureo cabello de los trigales.
El tiempo es un asno
tirando de arados inmemoriales.

Una encina vela armas
donde nunca hubo enemigos.
Se posan las alondras
sobre sus brazos fornidos.
Se echa de menos la sombra.

Estirando la mirada me parece
que todo repose sobre una colcha
centenaria
de pajizos retales.
Entre pisos ganaderos
y sombreros celestiales.

En este espacio infinito,
las moscas vuelan sembrando
la cadencia musitada
de los bueyes rabeando.

El sol es una hoja de higuera que caía
sorprendida y capturada
en una fotografía en sepia
sumergida levemente en agua de porcelana.

Pestañeo y me levanto
tardando como medio siglo.
Y me muevo tan despacio
que me piensa el pensamiento
que cuándo estaré yo arribado.
Y entiendo entonces y río
pues no pretendí en ningún caso
llegar a ningún sitio.


14 comentarios:

Cadinho RoCo dijo...

Belo poema.
Cadinho RoCo

Nikté dijo...

Veo que tú también observas la naturaleza, si no cómo podrías describir ese sol, luz que atrapa a las hojas cuando caen.

Esa parte me ha tocado en la porción que me corresponde.


Una alegría volverte a ver, siempre has sido fiel, yo no, yo no lo soy, voy vengo.
Algunos se quedan, o me quedo yo con ellos.
No lo se.

Un gusto estar de nuevo aquí, acompañándote.

êdetre dijo...

¡Te sales!

Un saludo.

Bitter dijo...

que hermosa descripcion de la naturaleza!!

DanikaTalos dijo...

No conocia tu rinconcito. Pero si, se que se convertira en parte de mi dia a dia, uno de esos blogs a los que te acercas a saludar a primera hora de la mañana mientras sostienes un cafe.
Un saludo!

mi nombre es alma dijo...

A veces es necesario pararse, quedarse quieto a semejanza de la naturaleza para poder observar(la).

Un abrazo

MARCRISPA dijo...

Bello poema de la campiña, que va desapareciendo. Ya los asnos no estiran los arados inmemoriales... el mundo, si bien se dice que se está frenando, parece girar más rápido...
Hoy día el vertiginoso ritmo del tiempo se mide silenciosamente con cronómetro digital
Y los áureos cabellos de los trigales, son oscuros rescoldos incendiados

Janeth dijo...

Es un lindo poema, retratas en pleno a la naturaleza, imagenes bellas las que vi hoy en tus letras,....gracias.....compañero...... que puedas contar muchas horas felices.....

©Claudia Isabel dijo...

Jesus, también me gusta tu blog!
Un gusto
Abrazo desde Buenos Aires

Issa dijo...

Que bello lugar es tu blog! me ha encantado pasear por aquí y conocer tus letras.

Gracias por darme la oportunidad de conocerte.

Te seguiré leyendo...:)
Un abrazo
Issa

TriniReina dijo...

A veces, llegamos a más lugares sin pretenderlo que empeñándonos en ello.
Un campo sereno es el que late en tus versos. Un campo para visitar.

Saludos

Penélope dijo...

Esta muy bueno!!!1

Maryorie dijo...

Bello.

Steki dijo...

Tienes mucha sensibilidad para definir de tal manera a la Naturaleza.
Me gustan tus letras, vendré seguido, Jesús.
Que tengas un lindo fin de semana!
BACI, STEKI.