miércoles, 15 de septiembre de 2010

COMPLETO

Otro poema incluído en "De Marzo y otros Colores".

Los cajones de la cómoda

se condenan a lo abierto

como bocas obligadas

a gritar eternamente

Henchidos y rebosantes

del exilio de tus ropas

vomitan el abandono

entre dientes y caobas,

y adioses aglomerados.

En ellos se amontonan

los vacíos y los ecos

y saturan los espacios

invisibles y etéreos.

Llanura de barnices

preñados,

cebados,

hartos de nada.

Polvo gris.

Te diría que volvieras

pero lo vano, lo intangible,

y las prendas inexistentes,

no deja en los cajones

ni un sólo hueco libre.


6 comentarios:

Arantza G. dijo...

Me gusta el poema, como me gustó todo el libro.
Todo un placer.
Besos

Jesus Dominguez dijo...

Muchas Gracias, Arantza. Viniendo de usted, este comentario tiene un valor añadido.

Un abrazo fuerte.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

hola, Jesús:

Ausencia de todo, plenitud de nada.

Un gusto volver a leerte.

Abrazos.

Mercedes dijo...

Muy bueno. Así es, cuando estamos a tope, para qué más...

elisa...lichazul dijo...

excelente ritmo le has impuesto a este excelente trabajo
Felicitaciones

besitos de luz

Isabel dijo...

Me gustan los poemas que me cuentan además de los ritmos y sonidos que me envuelven.

Un placer visitarte de nuevo, Jesús.