jueves, 13 de octubre de 2011

EL JARDINERO




Aquella noche de tormenta, Luisa, estaba especialmente nerviosa. Jorge andaba en viaje de negocios, así que tendría que dormir sola. Lamentaba no haberse opuesto a la decisión de su marido de contratar a aquel ex-preso como jardinero. Su mirada cáustica y aquel extraño tartamudeo la desquiciaban. Aparcó el coche y caminó temerosa mirando a un lado y otro de la calle. Al llegar a la cancela de entrada agachó la cabeza para buscar las llaves en el interior de su bolso. Bajo la lluvia, sintió una mano sobre su hombro, giró el cuello y allí estaba él, con la mirada perturbada puesta sobre su rostro. Se zafó como pudo y empezó una lucha a muerte entre famélico cazador y presa. Cayeron al suelo entre gritos hasta que ella logró abatirlo de una patada en pleno rostro. Reptó hasta la puerta de su casa. Ensartó la trémula llave en la cerradura y logró entrar, echando el cerrojo inundada en un llanto convulsivo. Fue entonces cuando logró entender una frase coherente en el tartamudeo del jardinero: "Ha-hay a-al-alguien den-dentro".

13 comentarios:

Angie dijo...

¡Menudo final! Jajaja...Eso nos pasa por juzgar a las personas antes de tiempo... Me gustó el final porque no es previsible, al contrario, mientras leía, me parecía demasiado previsible que el jardinero la atacara en la puerta de su casa, por lo que al descubrirse el pastel en la última frase, conseguiste sorprenderme.

Un abrazo.
Angie.

Angie dijo...

Sólo una cosa, si me permites una pequeña crítica, desde mi humilde opinión...

Yo acabaría el micro en la frase "Ha-hay a-al-alguien den-dentro", pues te da la clave de cómo termina la historia, el lector enseguida se lo imagina sin tener que dárselo todo masticado (cosa que creo que no suele gustar a la mayoría de los lectores). Y me parece mucho más contundente que la frase "miró hacia atrás pero ya era tarde".

Arantza G. dijo...

Cuando las palabras se convierten en imágenes.
Pura tensión
Un abrazo

Jesus Dominguez dijo...

Totalmente de acuerdo, Angie. He dudado hasta el último segundo de suprimir el final. Ahora ya lo tengo clarísimo.

Un abrazo.

Jesus Dominguez dijo...

Gracias Arantza. Tu fidelidad me abruma.

Un abrazo fuerte.

MariluzGH dijo...

¡¡Magnífico...Brutal!!

:)

un abrazo

Rosario. dijo...

¡Me encantó! ¡Escribes increible! Que bueno que te haya gustado mi blog, saludos.

Marinel dijo...

Hola Jesús, gracias ante todo,por acercarte a mi isla.
El relato muy bueno,de esos que te mantienen en vilo y cuyo final,no es sino el comienzo...
Ufff,que yuyu!
Un beso.

Viryloc dijo...

Wau!! Me ha encantado. Tu blog es magnífico. ¡Cómo escribes!

Te sigo.

Jacque dijo...

Vim conhecer seu Blog... Muito bon...
Eu estou deprimida...


Beijo

Elvira dijo...

Muy buen relato, Jesús. Me has tenido en vilo hasta el final y al final... Bufff, menudo susto.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Cuando el miedo nos vence, la imaginación es más fuerte que la realidad.

Maravilloso microrelato, me mantuvo atenta y en suspenso.

Abrazos Jesús!!!

stella dijo...

Uy que pena me ha dado.....y que enorme suspense tiene este relato, me ha encantado
Un abrazo
Stella