viernes, 2 de diciembre de 2011

POEMA Y VIDA Y VICEVERSA.

Hay poemas bellos hasta doler, premeditados, altivos y abstrusos, labrados hasta la extenuación, estructuralmente perfectos y sabios de expresión, rítmicos desde el primer acento hasta el último y llenos de lúcidos simbolismos. Después, hay otros sencillos y puros, asimétricos y espontáneos, llenos de imperfecciones pero insultantemente honestos.

Yo me quedo con estos últimos porque así es como entiendo la propia vida, y el poema y la vida deben seguir los mismos valores para un poeta. El poeta escribe o debe hacerlo tal como vive.

1 comentario:

Javier dijo...

Gracias Jesús...ahora siento que me queda algo de esperanza dentro de tanta imperfección