domingo, 12 de junio de 2011

TOLSTOI

A veces nos perdemos en la poesía.



En una ocasión, Tolstoi fue invitado por un director de escuela a visitar las clases de composición literaria y como tema propuso a los niños: "El mar". Cuando terminaron, el director les invitó a leerlas. Orgullosos decían: "Las juguetonas y espumosas olas", "la anchura insondable del mar que invitaba a la meditación" y frases similares. El director no podía contener su gozo, hasta que una de las niñas leyó: "El mar es grande". Y Tolstoi dijo: "Entre todas estas máquinas de recitar, esta niña ha sido la única que ha captado la verdadera esencia del mar".