miércoles, 2 de octubre de 2013

HOY VOY A PEDIRTE ALGO



Hoy quiero que me des algo. Algo importante. Algo para siempre. Algo que sólo tú puedes darme y que sólo de ti lo quiero. Algo imprescindible para dar el primer paso, y el segundo, y el tercero. No dudes de que lo portas. No dudes de que es tuyo. Pero yo lo quiero. Lo quiero y lo necesito a partes iguales. No voy a suplicarte por ello, ten esto bien claro. Debes dármelo sin ningún esfuerzo, sin sacrificios inventados por ningún poeta muerto. Debes dármelo como se da un abrazo, honestamente; Como un saludo, a diario; Como una dádiva, sin esperar nada a cambio. Tranquila, nunca osaría pedirte lo que no tienes ni nada que vaya a suponer cambiar tu vida, o eso espero. Hoy voy a pedirte algo con lo que hemos nacido y que se nos ha arrebatado. Algo que me va a permitir seguir creciendo, ya sea o no contigo. Algo sin lo cual cada minuto de esta noble existencia perdería el sentido. Algo que nos hace grande cuando lo tenemos e inmensos cuando lo damos. Sí, te lo estoy pidiendo a ti, no mires a otro lado. A ti, que pasas por mi vida sin intenciones o con ellas, por casualidad o pretensión. A ti te lo estoy pidiendo,  frutero o abogado, maestro o camarero, hermano o proscrito, analfabeto o adivino, cuentista o banquero, político o enamorado, mecenas o sacerdote, hoy y para siempre quiero que me des lo más grande que tenemos, la verdad.

No hay comentarios: