sábado, 4 de agosto de 2018

LA EVOLUCIÓN


Frotó dos palos, chasqueó dos piedras, cayó un rayo, ¿qué más da? Apareció el fuego. La rueda, el arco y la flecha, la edad de hierro. El hormigón en la construcción de edificios, viaductos… Jesucristo. La ‘Guerra Justa’ de San Agustín de Hipona y los avances en la navegación. El hierro y el acero, las fuentes de energía. La máquina de vapor…. el hombre prepara la revolución industrial. El teléfono, la bomba atómica y pisar la Luna. Internet. Un padre, hijo de otro padre que tiene una hija que te concibe a ti. Tú, unas palabras, unas miradas, un eclipse, un roto. Tú delante de una hoguera, tu coche, Cupido, mi armadura. Tu casa lejos de la mía y un camino de asfalto de por medio. Tu fe en mí. Nuestra batalla diaria, el mar que hay entre nosotros y este descifrar continuo cartas de navegación. La máquina del día a día que nos arrastra y no cesa. Las llamadas perdidas y las no entendidas y las esperadas y recibidas y tonteadas también. Aquella bomba que fue dejarlo y el uranio que se queda. Hacer el amor y elevarse hasta traspasar la atmósfera terrestre. Conectarme contigo siempre. Tanto que ha ocurrido para llegar a ti. Tanto.

No hay comentarios: