martes, 15 de abril de 2008

ESAS TIERRAS MÍAS


Esas tierras mías, esas que tanto me esconden, no tienen árboles, ni charcos, ni nada. Esas tierras mías son cálidas y luminosas y no tienen camino que lleve a alguna parte. No tienen ríos que arrastren olvidos ni allí sopla el viento ni existe tu aroma. No llueve nunca, no anochece, son tierras infinitas y están lejos de toda tierra conocida. No hay vida en ellas, no existe la burla pero tampoco el lamento, no hay nubes ni historia, no hay huellas ni pavura. Cuando camino por ellas nunca tropiezo, son dúctiles y serenas, y todo obstáculo se desmorona con solo darle la espalda. No hay colores en mis tierras y así sé de qué color es todo. No hay engaños ni ojos, así que todo es verdad.
Sé que en tu mundo hay campos de cremas que tienen su primavera, su cielo azul de verano, sé que hay pájaros que cantan y lluvia que no envenena. Sé que en tus tierras verdes, rojas y amarillas se siembran sueños para el estío, hay grillos que afinan de noche y florestas que alivian la sombra. Sé que aquellos frutos no expiran, que tienen todos los sabores y fluyen como el agua cuando baja por el monte. Sé que hay piedras de la suerte y animales que dialogan, y viento que sopla tan grácil que incluso manda a callar. Lo sé porque llegó a mis oídos el llanto de un hombre que dijo ser desterrado.
Puede que en mis tierras no se muevan los colores y el regocijo brille por su ausencia, pero sé que no hay exilio ni guerras, ni insultos ni treguas, ni pasmo ni magia. No, allí no hace falta. Allí solo se oye mi voz y todo se mueve despacio. Todo excepto yo, Porque yo, estando en mis tierras, siempre he viajado veloz buscándote en ellas.

24 comentarios:

El éxodo dijo...

Y, al final, el nirvana se quiebra en la búsqueda incesante. Quién pudiera sumirse por siempre en esa calma que emana con el aliento de Buda. O, tal vez, no.

Un abrazo.

Evan dijo...

Buscar... buscar hasta encontrar...

Saluditos, Jesús!! :)

Marieazul dijo...

Me encanto, me quede muda apreciando tus palabras.
Ojala encuentres en esas tierras el mundo de aquella persona que tanto deseas.
Un abrazo.

Maria Cristina dijo...

perdon por la ausencia pero estoy de vuelta

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que alegoría más sutil de dos mundos, uno desierto y lleno de soledad y otro que vibra de vida pero hay destierros.

A veces esa burbuja que nos separa de la realidad, o de esa barrera casi imperceptible, entre lo real y no real, esa frontera a veces es casi invisible.

Al final en la aridez parece que se encuentra la paz, esa paz tan infinita que toda alma humana busca, y aunque en la otra fluyen ríos de miel y frutos eternos, la maldad está presente.

Alegorías y alegorías, seremos como las águilas, nos enrumbaremos hacía las alturas, y sobrevolaremos sobre las tormentas que nos aquejan, y aún así al regresar a la tierra ambos mundos seguirán ahí sin desaparecer.

Almas cautivas en ambos mundos.
Saludos

La otra parte de mí dijo...

es "tu tierra",tu alma,tu lugar...

Jaime dijo...

Maravilloso. Me parece una preciosidad.

Un abrazo.

Nikté dijo...

Me has hecho sentir y eso es porque has mezclado el relato con un toque de poesía.
Me ha gustado mucho.
Un beso

M@R dijo...

gracias,,,
la verdad que de la rabia que me dio que la marea subio mucho pero ya se calmo,,,
gracias,,,
un abrazo,,,

CHOLA y CHELA dijo...

JESUS???
HAY QUE ALEGRÓN ME HAS DAO AMIGO ...... QUE LINDO RECIBIRTE ALLI EN AQUEL SITIO, PERO TE DIGU ALGU, UN SECRETITUUUU, LU MEJOR ESTA EN LA MANDARINA,,,,,ESE ES EL SITUUUU
DE LA HOSTIAAAAAAAA!!!!!!!!

A VER SI TE LEO ALGO DE ESTO, Y LUEGO TE LO COMENTO COMO DIOS MANDA, JESÚÚÚÚÚ!!!

LA CHOLA

Soledad Sánchez M. dijo...

Muy poético tu relato. El sentir la aridez del alma, y el buscar la calidez del otro...

¡Ah!, y las palabras de presentación de tu blog me han parecido preciosas.

Un beso.

Soledad.

Raquel Fernández dijo...

Ante todo te agradezco tu visita a mi blog y tu cálido comentario. He disfrutado muchísimo de tus textos. Para mí también es un placer haberte encontrado.
Un abrazo desde Buenos Aires!

JJ - dijo...

Cuántas tierras! Las de afuera y las de adentro. Percepción, sentimiento, intuición; en ambos casos junto al placer de dilucidar se dejan oír además lejanos repiques del sobrecogimiento.
Un gusto leerte!

momo dijo...

Son tan calidas como tú , y en esta mañana lluviosa en Madrid se agradece, por cierto el libro se puede enviar, o encontrar en alguna libreiria?
un saludo

Pablo dijo...

perfecto exacto y precioso.
¿qué mas se puede pedir?

Edurne dijo...

Gracias por tu visita desde tu tierra a la mía...

Las tierras, las nuestras, que al fin y al cabo son las mismas, las de todos, nuestras tierras!

Un abrazo!

MAR dijo...

EL FINAL...ME LLEGO AL CORAZÓN, PRECIOSO POEMA.
Cariños para ti.
mar

LOLA GRACIA dijo...

Me ha gustado lo de campo de cremas y el paisaje/s descritos...muy visual...Muy bonito.

solo mi version.... dijo...

hola hola !
Siempre buscando el mejor lugar y en la busqueda uno pasá tanto y conoce las diferencias del andar para iluminar un camino o para seguir en que estamos encaminados ya...a veces caminamos tanto para llegar al mismo lugar pero con otras experiencias nuevas que te hacen ver las cosas de diferente manera...
beshote

Cultivo una rosa blanca dijo...

Por qué la buscas?, en distintos lugares?, si ella, aunque no lo creas, debe estar cerca, porque con todo ese amor, imposible no amarte, no te confundas, amigo poeta, móntala en tu caballo, y no la dejes ni hablar, sólo bésala!!!

Cultivo una rosa blanca dijo...

Por qué la buscas?, en distintos lugares?, si ella, aunque no lo creas, debe estar cerca, porque con todo ese amor, imposible no amarte, no te confundas, amigo poeta, móntala en tu caballo, y no la dejes ni hablar, sólo bésala!!!

Eddy dijo...

Hola
Hermoso escrito,me encanto!!!
Un abrazo...

Ana Belio dijo...

La encontraras seguro, cuando te des cuenta que sabe nadar sin ahogarse en tu mar sin aguas.

Feliz domingo.

Abuela Ciber dijo...

Ese lugar en donde uno se seinte ral, autentico, es la verdadera tierra prometida.
Saludos