jueves, 15 de diciembre de 2011

UN HOMBRE


Cuando todo se complica tengo ganas de pelea.

Tengo la espalda ancha como un tobogán gigante.

Las alforjas bien cargadas y el camino es cuesta arriba.

El cielo me queda lejos y no espero nada suyo.

Las puertas están cerradas y las aldabas torcidas.

Cierro los puños y corro siempre adelante siempre.

No recuerdo ya la huída

ni el grito desesperado.

Tengo la fuerza precisa

en el momento que llega.

Soy un hombre, sí, un hombre.

Solo un hombre, pensará alguno, en su necedad infinita.

Como si hubiera algo más grande

en este grande mundo.

2 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Solo somos eso, simples hombres.

Felices fiestas y feliz año nuevo te vengo a desear para ti y tus seres amados.

Saludos

Chaves Casanova dijo...

Mil Gracias por la compañía en el 2011... ¡Venturoso 2012!
Un abrazo fraterno...Jesús