lunes, 24 de noviembre de 2008

CRISIS


A petición de una lectora, recupero este poema.

Atasco en la SE-30,
insultos que atraviesan
ventanas de papel.
Palabras con fusiles
de ojos irritados
y dedos que estrangulan
volantes que parecen
labrados de manteca.

El viento sopla en contra
Y no deja avanzar
Paraguas en “i griega”
en manos de un anciano
tirado por los suelos.

Un grito hierve entrañas
y asciende por la traquea,
pero no encuentra fuga
para ser grito de veras
y apenas queda aire
en mis pulmones menguados.

Inflado el pecho rompe
costillas opresoras
en un intento inútil
de recobrar el aliento.
Y el alma no me cabe,
como ascensor rebosante
de personas obesas.

La vista cenicienta
de cruces florecientes.
Cunetas enlutadas,
cadáveres caninos
ausentes al sentido
viciado de costumbre.
Los músculos se tensan.
disparan los tejidos.

Estallan los airbags
internos del organismo.
Ascienden los niveles
de tóxico y venenos
y el corazón se atraganta
y la garganta clausura.
Se cierran las cortinas.
Se acaba la función.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

JAIME ROLDÁN (cap.II )


Hoy quiero volver a hablaros de Jaime Roldán. Él es un compositor, músico, productor y creativo impresionante. En estos momentos se encuentra embarcado en un proyecto de esos que a cualquier otro autor pone los vellos de punta. Jaime ha vivido una experiencia muy dura con la enfermedad de su madre. Una experiencia que le ha llevado a replantearse muchas cosas: su forma de vivir, su fe, su mirada al prójimo, lo leve, lo cardinal, lo vivo… Muchas de esas cosas que a alguno pueden parecer evidentes y a otros no tanto, pero que hay que sentir en la propia piel para entender la magnitud de su valor real.
Y ahí está, como decía, exhortado a realizar una obra de ingente emoción, de certeza amplia, de calle y sangre, de mundo. Una obra totalmente autofinanciada en medio de una crisis que ahora asola a medio mundo y asusta al mundo entero. Una crisis que es el estado permanente en el que vivimos los autores desde que apareció Internet y su mal uso y todo ese fenómeno al que han denominado piratería. Y en medio de este maravilloso paraíso financiero de suntuoso futuro… va él. Armado con 10 soberbias canciones llenas de verdad, de emoción, de miedo y esperanza, puestas en boca de artistas jóvenes y desconocidos la mayoría (Baltanás, Maika, Manuel Delgado, Markus, Olga Rossano y Brent) y otros no tanto (Antonio Martínez Ares, Alejandro Vega, La Brujha, Nayla y Fernando Arduán) pero todos ellos colosales en su talento. Así como innumerables músicos de infinito valor y prestigio que sería insufrible nombrar. Gente que transmite una sensibilidad sobrecogedora y que se han tirado de cabeza en este proyecto tan auténtico. Y todo porque Jaime Roldán cree en lo que hace, siempre ha creído porque sabe que la música está viva y que es de obligada responsabilidad para los músicos, autores y artistas hacer obras de verdad. De lo emocional a lo cerebral (como él dice). Y porque estamos empachados de tanta Fast-food.

Yo estoy siguiendo el proceso de gestación desde muy cerca, como podrán imaginar, y no pueden ni soñar con algo tan bonito, con un disco de tanta calidad y emoción como éste. Para muestra un botón: el disco se llamará U.C.I. (Unidad de Canciones Intensivas)

Por eso, por la honestidad y el genio con que estás fraguando tu obra, Jaime, gracias. Gracias por la lección que estás dando a todos los que de una u otra forma estamos en esta extraña y salvaje industria de la música, aunque no sea tu intención. Y para que la lección sea completa (como ocurrió con tu madre) espero y deseo con todo el amor que me cabe en el alma que todo salga bien, que el público sepa apreciar lo que estás haciendo y disfrute de tu disco la mitad, al menos, de lo que mereces, para que este proyecto solo sea el primero de muchísimos de este calibre.

Un abrazo, amigo.

P.D: Si alguien ha pensado que este post no tiene nada que ver con mi poesía quiero que sepa que nunca en su vida estuvo más equivocado.