miércoles, 25 de noviembre de 2009

EL GRAN BERND VOSS

Bernd Voss es un músico alemán de prestigio internacional con trabajos en medio mundo y ha girado por todo el planeta con los más grandes. Cuando supo que iba a ser padre decidió asentarse y, teniendo en cuenta el origen de su esposa (a la que mando un beso) decidió afincarse en Sevilla, para suerte de todos nosotros. Desde hace unos años Jaime Roldán y yo hemos trabajado con él en innumerables proyectos. Gracias a Dios saca tiempo para, de vez en cuando, regalarnos un maravilloso trabajo en solitario. Éste es el caso de “Siesta en Sevilla”, un disco instrumental de una calidad inigualable (su música fue la primera que le puse a mi hijo). Con el disco en plena elaboración me pidió que le escribiera algunos poemas inspirados en sus temas para unas actuaciones en directo. Para mí fue un orgullo difícil de digerir, como podréis imaginar. Me aventuré con ilusión y brotaron composiciones como: Campo llano (que ya conocéis) o Sureste… Os dejo que disfrutéis de su música y, espero, de mis letras. Un abrazo.

En tus casas (sureste)

El sol que inunda la playa
también enhebra ventanas
de hogares bien horneados,
encalados y fruncidos.

Sin aldabas ni pestillos
sin contraseñas ni timbres,
en tus casas, si lo pienso,
las puertas casi no existen.

Y el aire que sopla del este
amenazando sombrillas
también se mueve silvestre
en los estrechos caminos.

Bailando entre remolinos
en un rincón de la calle,
haciendo saltar las hojas
entre adoquines australes.

Y en tus casas, si lo pienso,
los tesoros personales.

El sur huele siempre a romero
y a sugerente cocina
a surtidor de flamenco
y a suerte mal repartida.

Naranjos y limoneros
que no llegan a la orilla.
Y en tus casas, si lo pienso,
se entiende mejor la vida.

Todo lo que se vende
de tu infinito folclore
no llega nunca a la sombra
de todo lo que tú escondes

Por eso me gusta tu tiempo
y caminarte sin orden,
bañado de la luz clara
que se pronuncia en tu nombre.

Y en tus casas, si lo pienso,
debiera morir el hombre.

El Sr. Voss tuvo a bien dedicarme unas palabras en los créditos de su disco. Gracias también por ello, Bernd, te admiro.

martes, 17 de noviembre de 2009

MI LIBRO


BUENAS, MI LIBRO YA ESTÁ AQUÍ. ES UNA OBRA MUY TRABAJADA, MUY HONESTA Y DESEADA.

DE MARZO Y OTROS COLORES ES SU TÍTULO. LA HE BAUTIZADO ASÍ PORQUE ENTIENDO QUE REFLEJA BIEN LO QUE HAY EN SU INTERIOR: UN DOBLE COMPENDIO DE POEMAS. POR UN LADO, DE MARZO, LA PRIMAVERA EL ROMATICISMO DE EMPEZAR A DESTAPARSE ANTE EL AZUL CLARO DEL CIELO NUEVO. Y OTROS COLORES, QUE RESUCITA TEMAS MÁS OSCUROS COMO LA MUERTE, LA ENFERMEDAD, LA RELIGIÓN, LA PREMURA, LA INSOLIDARIDAD...
Y TODO ELLO CON PRÓLOGO DE KIKE DE LA ROSA Y RAFAEL MUÑÍZ.

ASÍ ES DE MARZO Y OTROS COLORES, ESPERO QUE OS INTERESE LO SUFICIENTE COMO PARA COMPRARLO Y UNA VEZ EN VUESTRAS MANOS OS CAUTIVE COMO VOSOTROS LO HABÉIS HECHO CONMIGO.
PODRÉIS CONSEGUIRLO AQUÍ.
Y TAMBIÉN AQUÍ.


UN ABRAZO FUERTE A TODOS Y GRACIAS PORQUE ESTA OBRA NACE DEBIDO A VUESTRO APOYO, QUE SIEMPRE FUE BIEN RECIBIDO.

lunes, 16 de noviembre de 2009

HE ESTADO LEJOS, LO SÉ.

He estado lejos, lo sé.

He surcado océanos muy profundos
en los que tú dabas pié.
He comprado ángeles sin memoria
que se olvidaron del cielo.
He viajado en una alondra
y no me he sentido libre.
Y me he buscado en recuerdos
y no me he visto nacer.

Me he arrimado a los juncos,
y he estado lejos del agua.
Me he escondido entre oraciones
y no me ha encontrado ni Dios.
He querido como un perro
y no me han dado ni las sobras,
y cuando he visto tu sombra
me ha herido un rayo de Sol.

He caído, como el árbol,
y no se ha enterado nadie.
Me he abrazado a tu cuerpo
y he estado lejos de ti.
He querido tantas veces
que me sobran nueve dedos.
y he soñado en un nenúfar
que me acercaba a tu fin.

He estado lejos del sur
y el norte estaba tan lejos.
He sembrado por centeno
confesiones de alabastro..
y detrás de tu reguero
he llegado a un horizonte,
he preguntado por mi
y me han dado tu dirección.

Sé de todo cuanto hay
y siempre me quedo contigo.
Sé que lo más divino
es volver tal como soy.

jueves, 5 de noviembre de 2009

CAMPO LLANO



El viento es una mano invisible
que acaricia el áureo cabello de los trigales.
El tiempo es un asno
tirando de arados inmemoriales.

Una encina vela armas
donde nunca hubo enemigos.
Se posan las alondras
sobre sus brazos fornidos.
Se echa de menos la sombra.

Estirando la mirada me parece
que todo repose sobre una colcha
centenaria
de pajizos retales.
Entre pisos ganaderos
y sombreros celestiales.

En este espacio infinito,
las moscas vuelan sembrando
la cadencia musitada
de los bueyes rabeando.

El sol es una hoja de higuera que caía
sorprendida y capturada
en una fotografía en sepia
sumergida levemente en agua de porcelana.

Pestañeo y me levanto
tardando como medio siglo.
Y me muevo tan despacio
que me piensa el pensamiento
que cuándo estaré yo arribado.
Y entiendo entonces y río
pues no pretendí en ningún caso
llegar a ningún sitio.