viernes, 1 de noviembre de 2013

LOS EFECTOS DEL FRÍO



Puede que no lo sepas, la sensación térmica ante el frío tiene un límite aproximado de 25º bajo cero. Es decir, que aunque haga -50º mi cuerpo registra la misma sensación. Hace más frío, sí, pero no soy capaz de percibir la diferencia. Lo que sí será diferente son los efectos que se produzcan en mi organismo. Es posible que inicialmente todo se reduzca a una manifestación cutánea. Según disminuyan los grados o aumente el tiempo de exposición, mi cuerpo reaccionará peor: cianosis, hipertonía muscular, broncoespasmos, descenso de la frecuencia cardíaca y, finalmente, la muerte. Así que, puedes, como efectivamente te has propuesto, desampararme. El frío que dejarás en mi cuerpo será el máximo que puedo experimentar. No existe nada más helador que tu abandono. Asumiré estoicamente tu decisión y me cuidaré de abrigarme bien con la nostalgia de todo lo nuestro. Pero, aunque me abandones, no te vayas, no te quedes conmigo pero no te vayas, no lejos al menos, porque aunque no pueda sentir más frío, los efectos no serán los mismos. Si sé que sigues cerca podré refugiarme, tal vez, viéndote salir de tu casa o caminar por el parque; o tal vez coincida contigo en el supermercado o en la parada del autobús y halle en esos encuentros algo de lumbre, interna, imaginaria, propia. Pero si te vas, si te marchas, a Buenos Aires o Santiago de Chile, por ejemplo, no será lo mismo. Sabré entonces que de verdad estás lejos, que te has ido para siempre, que nunca más habrá una mirada entre nosotros, ni un olor, ni un gesto y los efectos del frío que me dejes, entonces, no serán los mismos, ya sabes: cianosis, hipertonía muscular, broncoespasmos, descenso de la frecuencia cardíaca y, finalmente, la muerte. 

8 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

maravilloso relato de un hombre poeta que le canta al amor de una manera genial
un beso y gracias por tus palabras

Rosa María dijo...

Me ha gustado a la par de informarme.
Un saludiño,
Rosa María Milleiro

Triana Maria AbadLópez dijo...

Lo leo y lo siento. Siento la sensación térmica disminuyendo. Gracias Jesús, es lo que siento...

Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leticia dijo...

Nos habla en primera persona el sentimiento de la ruptura entre dos, la que entre otras consecuencias nos lacera con su frialdad por su lejanía. No volver a compartir nada ni estar al lado de quién mantiene el fuego del amor entre dos.
Me ha gustado este estilo tuyo de profundizar en temas que a todos conmueven, lo haces de manera original, cosa importante entre los escritores.
¿Quién no ha vivido una ruptura dolorosa ?, sobre todo cuando el fuego en nuestro corazón aún pervive.

Un placer adentrarme en tus letras Jesús

Jesus Dominguez dijo...

Gracias. Os sigo

María (LadyLuna) dijo...

Empezar leyendo un texto sobre la temperatura que intuyo en relación al clima y acabar conmovida, entendiendo ese frío que poco tiene que ver con la temperatura exterior.

Me ha encantado leerte. Hacía mucho que no lo hacia. Es bueno recuperar buenas costumbres.

Ceciely dijo...

Preciso y directo, m gustó la forma de abordar el tema. Y en cuanto a temperaturas voy a recordar tus lecciones y cuidarme de los efectos cuando las heladas en el Québec estén a menos 40 grados.
Un gusto leerte.
Saludos y buen viernes.