miércoles, 25 de julio de 2007

UN DON JUAN TENORIO PECULIAR


Hace ya algunos años, en un teatro de Madrid, se llevó a cabo una representación de Don Juan Tenorio, de José Zorrilla, que estuvo plagada de sorpresas.

La obra llevaba ya varias semanas en cartel cuando uno de los actores, que hacía el papel de un alguacil, dejó el teatro para irse a trabajar a otro sitio, de modo que uno de los figurantes fue seleccionado para que hiciera su papel. El texto era corto y muy sencillo: el alguacil: el alguacil entra en escena, casi al comienzo de la obra, y pregunta: “¿Sois vos Don Juan Tenorio?”; Don Juan dice: “Yo soy”, y el alguacil exclama: “Sed preso”.
El figurante recién ascendido estaba muy nervioso el día de su estreno. Antes de salir a escena, no hacía más que repetir una y otra vez: “¿Sois vos Don Juan Tenorio?” “Sed preso” “¿Sois vos Don Juan Tenorio?” “Sed preso”. Y así continuamente. Al fin le llegó el turno. Dando tumbos, salió al escenario y con voz insegura preguntó:

- ¿Sois vos Don Juan Tenorio?
- Yo soy

Y ahí el pobre novato se quedó en blanco. No recordaba qué le tocaba decir y decidió improvisar:

- ¡Documentación!

El público estalló en carcajadas. Don Juan no sabía responder… al fin masculló algunas palabras, algo así como “por Dios os juro que soy Don Juan Tenorio” y viendo que el figurante no decía nada más, lo cogió por un brazo y se lo llevó de escena, gritando “¡está bien, os acompañaré a la prisión!”.

(No se supo nada más del figurante)

Pero ahí no acabaron los avatares de esta terrible función. Llega un momento en la obra en que Don Juan y Don Luís Mejía se baten en duelo. Al fin, el primero saca una pistola y mata al segundo de un tiro. Pero aquella noche aciaga… cuando Don Juan fue a echar mano de la pistola, ¡se dio cuenta de que no la llevaba! ¡se la había dejado en el camerino! ¿Cómo matar entonces a Don Luís? Sin pensarlo ni un segundo, le dio una patada en salva sea la parte, ahí, dónde más duele.

Don Luís le miró con gesto de sorpresa (que no de dolor; la patada fue simulada), y pensando que tal patada no era suficiente para convencer al público de su muerte, exclamó:

- ¡La bota estaba envenenada!

Y se murió.

Nunca un público se había reído tanto con Don Juan Tenorio.

P.D: Espero que os haya gustado. Si todo va bien, todas las semanas os ofreceré alguna anécdota relacionada con el mundo de la literatura, el teatro y/o el arte en general.

5 comentarios:

david dijo...

Soy tu primo, muy bueno lo de Juan tenorio sigue poniendo anecdotas....nunca viene mal hecharse unas risas en las noches solitarias de Madrid.

Jesus Dominguez dijo...

Gracias, Primate, seguiré ofreciéndoos anécdotas. Esta era cojonuda, nunca mejor dicho.

JOAQUIN CRISTOBAL dijo...

Hola hermano, espero poder disfrutar de todos tus escritos tanto como tu en su creación. Sigue dándonos dosis de tu buen hacer literario.Gracias por compartir este rinconcito con nosotros

Jesus Dominguez dijo...

Gracias, hermano. No sabes lo feliz que me hace. Un abrazo.

Luthien dijo...

Es una lástima que yo ande en otro continente, me hubiese gustado mucho por como relatas, ver la obra